domingo, 18 de julio de 2010

Sonido accidental


partitura de la obra

jueves, 29 de abril de 2010

viernes, 5 de septiembre de 2008

lunes, 11 de febrero de 2008

miércoles, 9 de enero de 2008

Origin of love


esmalte sobre papel entelado
30 x 40 cm

Wicked little town


esmalte sobre vinilo
30 x 40 cm

lunes, 1 de octubre de 2007

Portada Coolcarmen # 6


portada ganadora del concurso coolcarmen # 6

lunes, 7 de mayo de 2007

viernes, 26 de enero de 2007

inauguración


HISTORIAS PARA LLEVAR EN LOS BOLSILLOS

Érase una vez Sonia y un atardecer gris en la otra parte del río. En su cabeza sonaba “Boys don´t cry” de The Cure mientras hacía desaparecer miles de cigarrillos entre sus dedos.
Érase que se era toda la música que escuché con cada una de aquellas personas importantes en mi vida…


“Historias para llevar en los bolsillos” es una serie de mini-relatos pictóricos acerca de algunos de mis amigos.
Las personas que pinto, se convierten en personajes de un cuento que se narra sobre el propio lienzo y junto con la música que les identifica, pasan a formar parte de un universo claramente intimista.

jueves, 25 de enero de 2007

DELICATESSEN

El acto de pintar, como el de cocinar, es íntimo. Independientemente del carácter de cada artista (creador), llegada la hora de trabajar, uno tiene que desconectar de todo lo externo. Abrir la burbuja, meterse y cerrar con llave, al menos por un momento. Sin duda la obra de Irma está toda creada en esos pequeños espacios en los que ella se acomoda trabajando. Dentro de su recogimiento, al ritmo de su música, revisa cariñosamente los ingredientes que componen su vida, las fotos de todas las personas que de un modo u otro la hacen vibrar.
Cuando sus manjares están terminados, nos invita a su burbuja, nos acomoda en el sillón de su mirada tranquila, y como buena anfitriona nos sirve sus preciosos dulces musicales en forma de aperitivo.
Estos microcuadros, son delicias, delicatessen, servidos en pequeñas cantidades, pueden pasar desapercibidos, ya que Irma no busca llamar nuestra atención mediante formatos enormes. Ella, sin embargo, nos atrae mediante su propia actitud vital: una atención delicada y cuidadosa, una simplificación en miniatura de aquello que definió Antonio Tabucchi, y que a ella le gusta tanto: los pequeños equívocos sin importancia: “y ya sabéis lo que pasa, que el papel que uno asume acaba por convertirse en verdadero, la vida es una experta en esclerotizar las cosas, y las actitudes se convierten en opciones.”

Isabel Gil.